5 malentendidos comunes sobre la agresividad en los perros

2

La agresividad en los perros es uno de los comportamientos que mas nos preocupa en nuestras mascotas. Cuando nuestro perro sufre un episodio de agresividad tratamos de buscar rápidamente una explicación razonada a dicho comportamiento. Por desgracia en muchas ocasiones creamos asociaciones falsas debido en parte a conceptos e ideas desfasadas, mal aprendidas o simplemente erróneas. ¿Cuales son los malentendidos mas comunes que solemos cometer relacionados con la agresividad en los perros?  Aquí van alguno de ellos

Los perros deben ser siempre castigados cuando gruñen

Muchos propietarios creen que cuando su perro les gruñe deben de corregirlo, asumiendo que se han comportado mal y que castigándoles resolverán el problema. Incluso algunos adiestradores de perros con baja formación aconsejan corregir este comportamiento con collares eléctricos, de ahogo u otro tipo de métodos agresivos. La realidad es que estos métodos sencillamente no funcionan e incluso pueden hacer que el problema empeore. Como ya hemos aprendido, los ladridos o gruñidos son formas de comunicación verbal que tienen los perros, a menudo utilizados como señales de alerta. Si nuestro perro gruñe generalmente es por algún motivo, así que para resolver el problema es necesario atender a la razón del gruñido, no el gruñido en si mismo, solo así conseguiremos llegar a la raíz del problema.

Si tu perro gruñe o enseña los dientes debes ignorarlo

Del mismo modo que los comportamientos agresivos no debemos corregirlos en si mismos, tampoco debemos ignorarlos. Como sabemos estos comportamientos son señales de alerta que dan los perros antes de morder, e ignorarlos o no entenderlos adecuadamente puede hacer que suframos una agresión física. Y aunque creamos que nuestro perro es el culpable de todo, somos nosotros los que no hemos sabido entender la advertencia de nuestro perro y haber sabido resolver el problema de forma adecuada. Recuerda, la agresión física para un perro es siempre su último recurso para resolver un conflicto.

La castración es la solución a todos los problemas de agresividad en los perros

Creer que los problemas de agresividad de nuestro perro pueden resolverse con la castración es sencillamente falso. Si bien es cierto que la castración podría ayudar a resolver ciertos problemas de agresividad, no siempre ocurre en todos los casos, y esto podría llevarte a sentir una gran frustración en caso de no obtener resultados. Puede que la castración traiga muchos beneficios para nuestro perro como eliminar el riesgo de cáncer de testículos o problemas en la próstata, pero cuando se trata de combatir problemas de agresividad no confíes en la castración como solución a todos los problemas de comportamiento de tu perro.

Los perros con problemas de agresividad necesitan clases de obediencia

Otra de las falsas creencias que existen relacionadas con la agresividad canina es pesar que si nuestro perro ha mostrado en algún momento agresividad necesita acudir a clases de obediencia. Por desgracia los comportamientos agresivos no se solucionan con órdenes, ya que normalmente no se trata de un problema de obediencia, sino de falta de comunicación. Esto no quiere decir que no debamos de adiestrar a nuestro perro, ya que del mismo modo que no ayuda a resolver problemas de agresividad, permite mejorar la relación con nuestro perro y generar mas confianza. Si de verdad quieres tratar adecuadamente los problemas de agresividad de tu perro, busca un etólogo veterinario en tu zona para que pueda ayudarte personalmente.

Un “buen perro” jamás gruñirá ni enseñará los dientes

Mucha gente piensa que un perro tranquilo y con buen historial de comportamiento jamás actuará de manera agresiva, relacionando la agresividad únicamente con “perros agresivos”. En realidad todos los perros pueden mostrar signos de agresividad en algún momento. Gruñir, enseñar los dientes o mostrarse desafiante son formas normales de los perros de actuar ante un conflicto mostrando su disconformidad. Esperar que los perros sean siempre complacientes y acepten todo de buen agrado es sencillamente poco realista. Si tu perro se muestra agresivo en algún momento, busca una explicación a dicha respuesta y siempre que sea posible trata de evitar el conflicto para que no se vuelva a repetir. Si el episodio se repite o si se produce una agresión física, consulta con un profesional.