Cómo bañar a tu perro: preguntas frecuentes

0

Lavar a un perro de forma regular reporta importantes beneficios al perro: mas higiene, mas protección contra los parásitos y una piel y un pelo mas cuidado. Si además decidimos hacerlo por nuestra propia cuenta también se le añaden otras ventajas: ahorraremos en las visitas en la peluquería y sobre todo mejoraremos la relación con nuestro perro pasando mas tiempo con él. Pese a todo, a la mayoría de las personas les genera muchas dudas especialmente en si deben bañarlo o no, como hacerlo y sobre todo con que frecuencia. Hoy intentaremos resolver todas estas dudas relacionadas con el lavado de nuestra mascota.

¿Debo de bañar a mi perro?

No tengas dudas, lavar a nuestros amigos peludos de forma regular es siempre muy recomendable, sin distinción de la raza o la edad del perro. De hecho, es aconsejable educarlos desde cachorros, para que adquieran el hábito desde pequeños y cuando llegue la etapa adulta sea mas fácil bañarlos. Es fundamental que cuando lo llevemos a la ducha nuestro perro no adquiera miedo al agua ni al baño, lo que nos dificultaría mucho la tarea e incluso la haría imposible. Para eso es super importante que aprendamos a hacerlo de forma adecuada.

 ¿Cual es la manera correcta de hacerlo?

Hacerlo bien desde el principio es la clave de todo, ya que de esta manera tu perro lo relacionará como algo positivo y divertido, y nunca lo verá con miedo. Sigue estos consejos y verás como no tendrás problemas con ello:

  • Presenta el baño como una actividad positiva. Esto lo conseguimos con caricias, premios y halagos. Prémiale cada vez que se muestre colaborativo y no olvides darle tiempo y paciencia. Hazlo un día que no tengas prisas, como un fin de semana o un día libre en el trabajo.
  • Para los perros pequeños podemos utilizar un barreño de PVC con la medida adecuada. Para perros grandes podemos utilizar la bañera.
  • Debemos de controlar que la temperatura del agua sea la correcta, ni muy fría ni muy caliente, así como una temperatura ambiente adecuada. Utiliza el rociador de ducha siempre a baja presión.
  • Escoge un champú adecuado para perros, preferiblemente hipoalergénico y con PH neutro. Si tienes dudas de cual elegir puedes escoger uno de estos.
  • Prepara una toalla para secarlo bien después del baño. es importante secar bien todo su cuerpo y en especial sus orejas. Si tu perro es grande o es de pelo largo podemos hacer uso de un secador pequeño (uno de viaje es ideal) pero siempre y cuando lo utilicemos a baja potencia y a una distancia adecuada. Controla siempre la temperatura del secador!

 ¿Y con que frecuencia?

La frecuencia es algo que varía en cada tipo de perro, principalmente por su tipo de pelo y piel. En términos generales se suele recomendar una vez al mes. Pero hay excepciones:

  • Perros grandes o con pelo largo podemos aumentar la frecuencia a dos veces por mes.
  • Perros pequeños o con pelo corto se puede reducir la frecuencia a un baño cada dos o tres meses.

Por supuesto, si vives en el campo, tu casa tiene un jardín o tu perrito es de los que le encanta restregarse por cosas (a menudo asquerosas) puedes aumentar la frecuencia. Tampoco dudes llevarlo a la ducha si tu perro empieza a oler un poco mal, al fin al cabo a todos nos gusta presumir de un perro limpio y bien aseado ¿no? 🙂