5 errores que estás cometiendo a la hora de almacenar la comida de tu perro

0

Una de las mayores preocupaciones que tenemos entorno a la comida de nuestro perro es que en ningún momento se estropee, caduque o se dañe. Aunque es cierto que todos solemos tomar algunas medidas básicas para que esto no suceda a menudo cometemos algunos errores que solemos pasar por alto. Vamos a hacer una lista con los cinco errores mas comunes que cometen las personas a la hora de almacenar la comida de su perro, y de paso algunos consejos útiles para poder evitarlos.

Comprar comida de más

¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Por simple comodidad o por querer aprovechar una oferta nos lanzamos a comprar sacos de pienso que se acumulan en nuestra casa esperando a ser consumida por nuestro perro. ¿El problema? Que a mayor tiempo almacenada en nuestra casa más posibilidades hay de que el producto caduque, adquiera humedad o se deteriore. Con la humedad es posible que se desarrollen bacterias que si son ingeridas por tu perro podría provocarle dolor de estómago y vómitos. Puesto que no queremos que nuestro perro pase por ese mal trago, es recomendable siempre comprar únicamente la comida necesaria, sin estar almacenando sacos de pienso que tendrían más oportunidades de dañarse con el paso del tiempo.

No protegerla adecuadamente

Elegir un lugar adecuado de la casa para almacenar la comida de nuestro perro es fundamental, todos sabemos que debe mantenerse en un lugar fresco y seco, lejos de la luz solar. Olvídate por tanto de dejarla en el balcón, la terraza o cualquier lugar abierto: el sol, la lluvia o los cambios de temperatura pueden deteriorar fácilmente la comida. Es muy recomendado que además de elegir un sitio correcto para almacenarlo utilices un recipiente donde poder guardarlo. El pienso seco se recomienda guardarlo en un recipiente de metal, cristal o plástico, con un cierre de seguridad que impida abrirse fácilmente, lo que ayudará a proteger la comida de insectos como hormigas, ratas o ratones (estos últimos con capacidad para transmitir enfermedades tanto a ti como a tu perro)

No guardar las latas en la nevera

Las latas de comida son capaces de preservar el alimento en perfecto estado durante semanas, pero una vez abiertas pueden desarrollar bacterias rápidamente si están expuestas a la temperatura ambiente. Una vez abiertas, se recomienda siempre almacenarlas en la nevera y consumirlas antes de 5-7 días. Cuando le demos comida de lata a nuestro perro, es importante que la comida sobrante la guardemos en la nevera antes de 30 minutos para evitar de este modo que pueda dañarse. Recuerda, hay que tener especial cuidado con la comida enlatada, ya que a diferencia del pienso, esta comida no está deshidratada y es más fácil que se deteriore.

No guardar las latas en la nevera
Una vez abiertas, se recomienda siempre almacenarlas en la nevera y consumirlas antes de 5-7 días

Dejarla al alcance de tu perro

Las bacterias y los insectos no son los únicos interesados en la comida de tu perro. Tu propio perro podría también tener interés en conseguirla, especialmente si estas intentando que pierda peso y sus raciones de comida son más limitadas. Es importante guardar la comida en un recipiente con un buen cierre o dejarlo en una zona de difícil acceso para tu perro. Cuando se trata de comida muchos perros no tienen límite, lo que podría llevarles a ingerir grandes cantidades rápidamente si no están siendo controlados. Esto puede producirles fuertes dolores de estómago y en casos más severos una torsión de estomago, lo que requiere acudir al veterinario de inmediato.

Tirar a la basura el paquete original

Este es un error que frecuentemente solemos pasar por alto. Y es que aunque recomendamos siempre utilizar un recipiente para guardar el pienso de tu perro, no debemos de deshacernos nunca del paquete original. ¿Por qué motivo? Muy sencillo, porque siempre es necesario guardar los datos sobre la marca, la fecha de caducidad y los datos nutricionales del producto. Esta información puede ser muy valiosa en un futuro y por seguridad siempre se recomienda conservarla.