9 señales de alerta que requieren llevar a tu perro al veterinario

0

Ademas de tener un calendario de visitas regulares al veterinario para comprobar que el estado de salud de nuestro perro es siempre el adecuado, es importante saber reconocer una serie de señales o comportamientos que nos informan que puede existir un riesgo real para la salud de nuestro perro y que requiere que visitemos al veterinario lo antes posible. Saber reconocer adecuadamente estas señales de peligro nos ayudará a actuar a tiempo y de forma adecuada previniendo graves consecuencias entre las que podría estar la muerte. Estas son algunas de las señales de alerta mas importantes

Tiene dificultades para respirar

Sin duda una de las señales de alerta que nos indica que debemos visitar a nuestro veterinario lo antes posible es cuando vemos que nuestro pero presenta problemas para respirar. Estas complicaciones pueden producirse por varios motivos, entre otros por la ingestión de un objeto que bloquea la entrada de aire, una reacción alérgica, problemas con los pulmones o una cardiopatía. Una manera de detectar que nuestro perro recibe una correcta oxigenación es examinando sus encías. Si observamos que sus encías no tienen su color rosado habitual y no están húmedas como de costumbre debemos acudir al veterinario lo antes posible.

Presenta diarrea aguda

Los perros no están exentos de los problemas digestivos que padecemos los humanos, y uno de los mas comunes es la diarrea. Mientras que la diarrea leve suele ser bastante frecuente en los perros y no es motivo de alarma, cuando es muy prolongada en el tiempo, las secreciones tienen un color distinto o presentan sangre (lo cual podría indicar que estamos ante una infección o problemas gastrointestinales entre otros) requiere visitar a un profesional de inmediato. La diarrea aguda en los perros puede aparecer por diferentes motivos, como una deshidratación, cambios en la dieta o parásitos intestinales.

No come adecuadamente

Visitar al veterinario se convierte en una obligación si nuestro perro deja de comer o no lo hace adecuadamente. Mientras que si lleva menos de 48 horas presentando este problema no debería ser motivo de visita al veterinario (incluso podemos utilizar algunos trucos para aumentar el apetito de nuestro perro) cuando han pasado 2 días es un claro motivo de preocupación. Igualmente si detectas que no come de forma adecuada durante varias semanas o notas que va perdiendo peso progresivamente debes consultar a un veterinario para ver saber si sufre algún tipo de enfermedad o desorden alimenticio.

Vomita de manera preocupante

Mientras que vomitar de una manera puntual no supondría un motivo de preocupación, cuando nuestro perro lo hace constantemente o presenta sangre en los vómitos es necesario realizar una visita a nuestro veterinario lo antes posible. Los vómitos pueden producirse por muchos motivos, como ingerir algo tóxico, un alimento en mal estado, problemas estomacales…. etc. Ante la duda, consultar a un profesional a tiempo nos ayudará a prevenir posibles complicaciones que pudieran producirse en el transcurso del tiempo.

Tiene problemas en los ojos

Los ojos son una parte muy sensible en los perros, y puede ser la vida de entrada de elementos externos que pueden producir sequedad, enrojecimiento o lagrimeo excesivo. En algunas ocasiones estos problemas son debido a una infección en los ojos, lo que puede ser peligroso si no se trata a tiempo. Sin embargo una visita rápida a nuestro veterinario puede solucionar el problema rápidamente.

Tiene serias dificultades de movilidad

Si nuestro perro tiene problemas para articular algunas de sus patas o se mueve con dificultad debemos considerar seriamente acudir a un veterinario. La dificultad para moverse es un proceso natural que termina por aparecer una vez que alcanzan cierta edad (normalmente a partir de los 7 años, dependiendo de la raza) de manera progresiva. Sin embargo, si nuestro perro presenta serios problemas para moverse de forma repentina y sin motivo aparente debemos acudir a nuestro veterinario para conocer los motivos. Estos pueden ser varios: desde una rotura de un hueso o ligamento o por un problema mucho mas grave como una lesión nerviosa.

Sufre múltiples convulsiones

No te lo pienses dos veces, si tu perro sufre múltiples convulsiones en un corto periodo de tiempo acude lo antes posible a tu veterinario. Estas convulsiones pueden ser producidas por una intoxicación, epilepsia, daños cerebrales… etc. No es un motivo de preocupación menor y una rápida intervención puede ayudar a minimizar las posibles secuelas o evitar incluso la muerte en los casos mas severos.

No orina adecuadamente

Otro de los motivos por los que debemos visitar a nuestro veterinario lo antes posible es cuando nuestro perro tiene problemas para orinar adecuadamente. Orinar en exceso puede ser el síntoma de una infección del tracto urinario, diabetes o hipertiroidismo. Algunos de estos problemas no requieren de intervención inmediata pero si no se trata a tiempo pueden venir complicaciones. Por otro lado si nuestro no orina durante días estamos ante una urgencia veterinaria, ya que es posible que estemos ante una obstrucción urinaria que debe tratarse o antes posible.

Sospechas que ha sufrido una torsión del estómago

Uno de los problemas mas graves que puede sufrir un perro y que requiere visitar al veterinario tan pronto sea posible es cuando sufre una torsión de estómago. Esta enfermedad aguda se produce cuando existe una acumulación de gases en el estomago que provoca la rotura de los filamentos que lo sostienen, haciendo que el estomago gire sobre si mismo. Cuando esto se produce el sistema sanguíneo del perro se colapsa y la muerte puede producirse a las pocas horas. Podemos sospechar que nuestro perro ha sufrido una torsión de estómago cuando se muestra muy inquieto, se mira constantemente el estomago o intenta vomitar sin éxito. Saber detectar a tiempo el problema puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte de tu perro, por lo que cuando detectes estas señales, acude a tu veterinario de forma urgente.