Running con perro: consejos prácticos

0

Practicar running con tu perro puede ser muy beneficioso para tu salud y la de tu mejor amigo. Sin embargo no debes comenzar a realizar esta práctica deportiva sin tener en cuenta algunos consejos previos para poder disfrutar de esta actividad al máximo y sin riesgos.

¿Está mi perro preparado?

Teniendo en cuenta que la práctica del running está considerada como un deporte de intensidad media-alta, lo primero que deberemos de tener en cuenta es si nuestro perro está preparado para comenzar. Esto vendrá determinado principalmente por la raza y su preparación física

Las razas de perros grandes, con altas dosis de energía y preparadas para el deporte son las mas adecuadas. Algunos ejemplos de este tipo de razas podrían ser el labrador, el boxer o el border Collie.

En el lado contrario tenemos las razas pequeñas y poco predispuestas a la actividad deportiva como son los chihuahuas o los yorkies. Este tipo de razas pueden practicar deporte, pero de mucha menor intensidad.

Tampoco se recomienda a las razas braquicéfalas, ya que debido a su morfología suelen tener mas problemas para respirar. Entre este tipo de razas incluimos a los carlinos, bull dog fránces e ingles y a los boxers.

¿Cuál es la edad más recomendada?

El running no esta recomendando para cachorros, sencillamente porque su cuerpo de esta en crecimiento y podría complicar el desarrollo de sus músculos y articulaciones. Se recomienda esperar al menos 6 meses en razas pequeñas y un poco mas en razas grandes para poder comenzar a practicarlo. Si tenemos dudas siempre podemos preguntar a nuestro veterinario cuando es el momento más oportuno.

Del mismo modo, se desaconseja este deporte una vez que nuestro perro haya alcanzado la vejez ya que esto podría acarrearle serios problemas de mobilidad, además que a estas edades nuestro perro ya no cuenta con la misma capacidad física que cuando era joven.

Comienza el ejercicio de manera progresiva

Este deporte ha de iniciarse siempre de manera progresiva, independientemente de la preparación que tengamos nuestro perro ha de comenzar poco a poco, aumentando la intensidad y los kilómetros a lo largo de los días, controlando siempre su estado físico y motivación.

Ten en cuenta que el tipo de superficie por el que vamos a correr aumenta la intensidad de la actividad. Mientras que correr por terrenos suaves como arena o césped resulta más sencillo, hacerlo en terrenos mas duros como tierra firme o asfalto resulta mas complicado.

Las condiciones meteorológicas también influyen en la intensidad e incluso pueden hacer que se desaconseje totalmente su practica. Nos referimos a los días con calor excesivo o frío intenso. Demos de ser especialmente cautos con el calor y no practicar running con nuestro perro en los días de altas temperaturas, ya que podría sufrir un golpe de calor que podría ser mortal.

Seguridad ante todo

Por último, y a no ser que tengamos plena confianza con nuestro perro, siempre es aconsejable llevarlo atado. Esto se recomienda especialmente cuando nos iniciamos en el deporte o lo hacemos en zonas poco seguras como carreteras o zonas por las que circulen coches. Recomendamos siempre el arnés ya que resulta mucho mas cómodo para ellos.

Si practicamos running por la noche, siempre es aconsejable que nuestro perro disponga de un collar led y un arnés reflectante, especialmente si tu perro es de raza oscura. Esto ayudará a que nuestro perro sea visible por la noche.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia en la navegación. Si continuas navegando estarás aceptando nuestra política de cookies AceptarLeer más