¿Vale la pena tener un seguro para perros?

0

Ya tenemos a nuestro mejor amigo en casa, pero ¿vale la pena tener un seguro para perros? La verdad es que, con suerte, nuestra mascota visitará al veterinario varias veces al año, para comprobar que todo va bien y cumplir con su calendario de vacunas. En ocasiones, tendremos que hacer frente a algunas enfermedades que pueden resultar muy costosas.

Mención aparte merecen los perros pertenecientes a la categoría PPP, calificados como de razas potencialmente peligrosas. En ese caso, la legislación nos obliga a contar con un seguro de responsabilidad civil.

¿Por qué nos cuesta tanto decidir asegurar a nuestra mascota?

Lo cierto es que ocurre a lo largo y ancho de todo el planeta. Nos encanta convivir con un animal de compañía, pero no solemos prestarle la atención debida. Aseguramos nuestro hogar, nuestro coche, nuestro propio deceso, nuestra salud… pero, ¿y la salud de nuestro perro?

Un estudio norteamericano ha constatado que solo un 1 % de los dueños adquiere un seguro para perros. Es decir, el 99 % de nuestros amigos, viven en nuestra casa y están sin asegurar. En la mayoría de los casos, los encuestados no lo consideran necesario.

Mi perro es muy joven

Evidentemente, un perro mayor necesitará más atención sanitaria. El seguro para perros cubre los gastos médicos, de hospitalización, incluso las medicinas que va a necesitar durante su tratamiento.

Hemos de recordar que existen enfermedades cuyo tratamiento puede resultar realmente caro, como es el caso de las oncológicas. Pero, que un animal sea joven no lo elimina de la lista de posibles accidentes o enfermedades.

¿Es muy caro el seguro?

El precio que estipule la aseguradora va a depender, en buena medida, de la edad del perro, la raza y las contingencias que vayan a ser cubiertas por la póliza.

Cuanto más joven es el animal más barato cuesta el seguro. También existen diferencias entre los que solo precisan seguro de salud y los que necesitan el de responsabilidad civil.

Volvemos a hacer hincapié en que ambos temas son muy serios. Tener un seguro te ofrece tranquilidad. Tu mascota estará protegida frente a enfermedades y accidentes y también tu bolsillo. No siempre disponemos del dinero que cuestan algunos tratamientos.

El tema de asegurar a un can debe tomarse como algo preventivo, como todos los seguros que pagamos a lo largo de nuestra vida. Están ahí y mejor que no haga falta utilizarlos, pero, en caso necesario, nos sacarán de un buen apuro.

Por cierto, debes saber que existen seguros desde apenas 12 € al año. Informarse no cuesta nada y puede ayudarnos a tomar la mejor decisión.

¿Los seguros para perros solo cubren enfermedades?

En absoluto. Además de la salud de nuestro amigo, este tipo de producto también cubre, al margen de las facturas veterinarias, el robo o la pérdida del animal. En este caso, debes asegurar el precio del animal, sobre todo en el caso de perros con pedigrí. De lo contrario solo te pagarán el valor de mercado.

En ciertos casos, las aseguradoras también cubren el precio de anunciar la desaparición del perro y una recompensa para la persona que lo encuentre y lo devuelva.

Si pones un poquito más de dinero a la póliza, el seguro también puede cubrir los posibles problemas de comportamiento de tu mascota. Además, se ocuparía del tratamiento y la reeducación.

También se encargan de los gastos originados por el fallecimiento del animal. En este aspecto debes estar atento al tipo de seguro que suscribes. Algunas pólizas no contemplan el deceso en perros de edad avanzada. Por otro lado, los mejores seguros siempre incluyen los gastos de eutanasia, en caso de que llegara a ser necesaria.

La responsabilidad civil

En este sentido existen dos tipos de suscriptores, los obligados por ley y quienes son precavidos.

En el primero de los casos se encuentran los dueños de los Perros Potencialmente Peligrosos (PPP). Entran dentro de esta denominación algunas razas, lo que no quiere decir que el perro sea agresivo, pero así lo marca la ley.

Animales como el Pit Bull, el American Stanfford, el Dogo Argentino, el Rottweiler… están dentro de una lista más extensa, a la que además se asimilan aquellos perros que tengan determinadas características: mandíbula ancha, complexión fuerte, pesar más de 20 kilos…

Al margen de los obligados por ley, otros propietarios desean contar con un seguro de responsabilidad civil por simple precaución y para poder hacer frente a los daños que el perro pudiera causar a terceros.

El cuidado de la mascota

Algunas aseguradoras han incluido una cláusula muy útil dentro de sus seguros para perros. Se trata del cuidado del animal en caso de enfermedad del dueño. Imagina que tienes que estar hospitalizado durante un tiempo, por ejemplo. El seguro se hará responsable del perro y hará que ingrese en una residencia canina, para que sea cuidado durante el tiempo que dure tu convalecencia.

Lee bien las condiciones

Es cierto que existen seguros muy económicos. De todos modos, y al margen del precio que vayas a pagar, lee bien la letra pequeña de la póliza que vayas a contratar. Asegúrate de que cubre, por ejemplo, enfermedades congénitas como la displasia de cadera.

También es importante que mires si entran cuestiones como el parto, que no siempre están cubiertas. El tratamiento de enfermedades más comunes como la hernia, suele quedar fuera de cobertura.

Es mejor que leas muy bien todo lo que entra dentro del seguro, para que no te lleves sorpresas, en caso de necesitar asistencia. También puedes ver si cubren todo el tratamiento o debes abonar parte del precio de las visitas, la hospitalización, los medicamentos…

La importancia del microchip

Este dispositivo resulta imprescindible para poder suscribir una póliza para tu perro. De este modo, tendrán todos los datos del animal y tú podrás estar seguro de que queda fichado y siempre responderán a sus necesidades. Ademas en caso de perder a tu perro, el microchip permite identificar a su dueño mas fácilmente.

Conclusiónes

En nuestra opinión, tener un seguro para perros es siempre recomendable ya que nos aportan mucha tranquilidad y seguridad, además de ayudarnos a hacer frente económicamente a cualquier contingencia que pudiera surgir con tu perro.

Antes de elegir un seguro para perros, no olvides comparar precios, leer bien las condiciones y elegir el que mas se adecue a tus necesidades.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gusta nuestro contenido?
¡Síguenos en facebook!

close-link